Capítulo 1: Somos lo malo, o eso dicen


Por Roberto Oaxaca*


(...) abajo del puente. Yo dibujé eso... estuvo conmigo hace unos años, por quien era, se fue y no la volví a ver.

Salí de mi casa hace dos horas. El ‘seco’ me prestó una pistola que heredó de su hermano. Al Job, lo mataron los de atrás. Lo buscaban y lo encontraron allí en el salón social... nosotros lo vimos venir desde antes que entrara. Venían como 20 caminando hacia aquí. Job, corre carnal… vienen por ti. Intentó salir por la salida de emergencia, pero no le dio tiempo.

Cuentan algunas personas, quizá unos dos edificios cercanos, que la música se detuvo bruscamente. Se empezaron a escuchar balazos, luego gritos y al final se pedía una ambulancia urgentemente. Mientras los otros vergas huían. El Job andaba en malas ondas que le costaron 5 balazos. Cuando su mamá se enteró, ni se inmutó, ella nunca quiso hijos. O al menos eso les reprocha. Enviudó hace 10 años; murió de cirrosis y porque ‘se lo merecía’... Él la golpeó mucho tiempo. Una vez los del edificio tuvimos que bajar a calmarlo porque si no, yo creo que la hubiera matado. Subía el ‘seco’ en chinga a mi puerta... y tocaba hasta que abriera.

Discutían sobre su hijo mayor Genaro (el Job), quien ese mismo día sacarían a palos de una caseta porque estuvo moneándose un buen rato... había niños jugando. La patrulla llegó cuando a este güey estaban a punto de amarrarlo. ¿Qué tanto lo golpearon?. Su mamá quería sacarlo del tambo después de un par de horas. Y su papá – ebrio –quería dejarlo para que aprendiera y entendiera cómo es la vida real... y que ‘eso te cuestan las pendejadas’. Esa vez llegó del ‘Bicho’… Se empedaba y llegaba a bajarle su lana a la doña. Muchas veces la vimos morterada de la cara y también podíamos escucharla. Así es donde vivimos.


El autor tiene 26 años y lleva dedicándose al periodismo desde hace 5 años. Con experiencia como corrector de textos y redacción en periódicos, fotografía, así como en radio y también como profesor en español y antropología. Hoy en día es Director General de Arenga Medios; Intervenciones Comunitarias, el horizonte de todos los días. Por otro lado, también tiene 5 años dedicándose a las letras,  Escribió un libro en 2017 sobre Literatura Testimonial. Sus textos han sido parte del Festival Vaniloquio en San Pedro Cholula.