Los muros de agua: breve reflexión sobre la narrativa crítica de José Revueltas


Por: Román E. Ocotitla Huerta*


Elegir una arista para reflexionar la novela de José Revueltas resulta complicado, pues la narrativa se traza en diversas temáticas. Nos encontramos la crítica al sistema político mexicano, noción de existencia, la pasión que encadena a los personajes y la decadencia humana con una explícita miseria que consume.

        Desde esta lectura, pensamos en la incesante represión de parte de nuestros semejantes en la mayoría de los círculos sociales (sin importar la clase social). Por ello, no importa en el ser que cada uno pueda convertirse, si vivimos con la idea constante de un futuro incierto y de recorridos hacia senderos dolosos, acompañado de rencor y realidades ásperas.

              Si pensamos en el Realismo como un género literario que describe la novela, Revueltas explica algo muy importante en el prólogo:

Con todo, Los muros de agua no son un reflejo directo, inmediato de la realidad. Son una realidad literaria, una realidad imaginada. Pero esto lo digo en un sentido muy preciso: la realidad siempre resulta un poco más fantástica que la literatura, como ya lo afirmaba Dostoievski. Éste será siempre un problema para el escritor: la realidad literalmente tomada no siempre es verosímil, o peor, casi nunca es verosímil. Nos burla, nos «hace desatinar» (como tan maravillosamente lo dice el pueblo en este vocablo de precisión prodigiosa), hace que perdamos el tino, porque no se ajusta a las reglas; el escritor es quien debe ponerlas (1978, p. 10).

              Con esto, Revueltas nos retrata un amplio sentido crítico de su entorno y voz de la ficcionalidad en la literatura, enmarcada por sus experiencias turbias y desalentadoras que conducen finalmente a la reflexión, una que difícilmente se aplicó en su momento histórico.

             Como bien está expuesto en La Gaceta del Fondo de Cultura Económica:

Desde el comienzo de su actividad literaria, José Revueltas (1914-1976) se propuso combinar su autobiografía con la ficción, su vida sería el tema de sus cuentos y sus novelas, y esta literatura le daría una justificación a sus experiencias carcelarias y partidarias, literarias y periodísticas (Ruiz, 2014, p. 9) .

             Y ello no resulta ser un pretexto, sino un cúmulo de vivencias que están expresadas en la retórica crítica de Revueltas en un momento histórico complejo, fundamental para entender la gran influencia que se ejerce no sólo a nivel literario, sino a nivel ideológico y hasta interactivo. El Comunismo, fue el ideal que Revueltas sostuvo firmemente durante toda su vida para tratar de combatir contra las injusticias que él vivió y que él vio tan de cerca en un México revolucionario y post-revolucionario.

              La cárcel, como es bien sabido, delineó la narrativa literaria de Revueltas y construyó personajes inmanentes a su persona y condición política. Álvaro Ruíz Abreu menciona en La Gaceta: “Revueltas trató de digerir el espacio carcelario y lo transformó en literatura. Era ya un mago del oficio de combinar escritura y sufrimiento” (2014, p.9).  El sufrimiento vivido en la cárcel, las ideas constantes y la preocupación, fueron pilares para concebir el mundo de otra manera, y ello se refleja en los escenarios planteados y los personajes expuestos, en donde Ruíz Abreu comenta lo siguiente:

Para Revueltas sin embargo no hay ese resquicio de luz, ninguna ilusión de signo optimista aparece en sus personajes; la sociedad que describe y cada individuo se encuentran en franca degradación; el mismo espíritu que mueve las acciones cotidianas y excepcionales, los deseos y las pasiones, el amor y la sexualidad, de sus historias, se encuentra severamente dañado por la condición humana (p.10)

             El mexicano, aquel ser expuesto en Los muros de agua, es la voz de una incontable cantidad de gente que vivió (y aún habita) las atrocidades del cinismo y actitud desmedida que se vive en un espacio llamado cárcel, donde las palabras decadentes y de desesperanza son signo de aparente atemporalidad en el mismo humano; y ello es evidente en la obra:

Hay que imaginarse y comprender lo que significa una vida vacía y pobre, sin el menor sentido; imaginarse y comprender lo que es un desierto, sin sombra ni vegetación alguna, abierto de par en par a todas las desolaciones (2006, p.46).

             Por otro lado, el ejemplo de analepsis de un personaje como Rosario es una representación del pasado como vía de escape de la cruda realidad, en donde las tinieblas, como lo escribe Revueltas en la obra, cubren aquella luz de la inalcanzable libertad no sólo física, sino ideológica. Y por esta última razón, la obra se guía bajo el marco ideológico de un momento histórico determinado como se mencionó anteriormente, algo que Revueltas no pudo y no quiso evitar. Y de esto se desprende la siguiente cita, tomada de la tesis de Melissa Marcela Martínez Lemus del 2010, en donde se estudió a nivel historiográfico la obra:

El arte, y en su caso particular la literatura, funcionan como actividades racionales mediante las cuales se comprende al mundo y es, en este mismo sentido, que Revueltas reflexionó sobre la función social del escritor, a quien le confería un alto grado de responsabilidad en cuanto formador de conciencias (p.35).

              A la par, es evidente que en la obra se encuentran dos nociones que fluyen de forma incesante: la ficción, entendida como ese realismo materialista-dialéctico que en algún momento de su vida mencionó Revueltas; y de la Filosofía que de ello deriva. La lectura de la novela, como se reveló antes, es un pasaje de párrafos que desprenden las críticas hacia la cruda realidad, otros en donde se hallan palabras de reflexión humana, o párrafos donde encontramos una especie de frase que nos carcome por dentro, con un sentido de impotencia que vinculamos con nuestra realidad.

             A pesar de lo anterior, existe una idea de suma importancia en la obra, que unifica la significación del libro de aquel hombre que se atrevió a escribir a los veintiséis años una novela tan relevante, que actualmente se puede seguir estudiando:

Sentía él mismo cómo el hombre puede ser juguete de fuerzas superiores y cómo un destino maléfico, turbio, le niega todas las alegrías y en el momento menos pensado pierde su libertad y tiene que someterse a ruindades, a humillaciones, y lo que es peor, a la sujeción desconsiderada y abominable de otros hombres, que no tienen sentido ni saben nada de amor (Revueltas, 2006, p.82).

         Los temas imperantes en la obra son aquellos que se pueden entender a nivel universal, pues la política, la transgresión de los derechos humanos, la decadencia del humano y las pasiones que emanan de nosotros, son lo que nos conforma como personas.

              Esta novela es una lectura llena de historias diversas, que genera un vínculo particular del lector que ven en la obra una conexión directa/indirecta con su entorno y cuyo discurso es el parteaguas para llevar a ese trabajo aparentemente complicado que es la reflexión; no podemos prescindir de una lectura como la de Revueltas, en una realidad tan abismal que todos los días atravesamos bajo el sello de supuesta normalidad.


Bibliografía:

-Martínez, M. (2010). José revueltas, entre la realidad y la ficción: Una lectura historiográfica de Los muros de agua. Tesis de maestría. Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco.

-Revueltas, J. (2006)Los muros de agua. México: Ediciones Era.

-Ruiz, A. (2014). Revueltas, ficción y verdad. La Gaceta del Fondo de Cultura Económica, 527, 9-10. Recuperado de: www.fondodeculturaeconomica.com/subdirectorios_site/gacetas/nov_2014.pd

 


*El autor es egresado de Comunicación por la Facultad de Ciencias de la Comunicación BUAP.  Es fundador y coordinador general del proyecto editorial y cultural Eloquium, editor en Óclesis, víctimas del artificio, colaborador en el Grupo de Investigación Narrativas para la Comunicación y colaborador en el círculo de lectura Yishé. Ha sido ponente en congresos y coloquios con temas relacionados con el arte, la cultura y la sociedad; asimismo, ha publicado ensayos en revistas indexadas. Fue becario del programa "Haciendo Ciencia en la BUAP" en las ediciones 2017 y 2018 en el área de Lingüísitca y Comunicación (teoría de la recepción).