El concepto “realidad”, elemento a analizar para comprender lo complejo de la evaluación


28 May
28May

Por: Noé Cano Vargas*


Preparando una clase acerca de Los Principios de la Evaluación Educativa, específicamente del tema los elementos de evaluación, saltó a la vista el concepto “realidad”. Situación sin importancia para aquel individuo dogmático que propone que el conocimiento es un objeto cognoscible por el sujeto, por lo tanto lo tiene, lo da, lo presta y lo puede traspasar a otro sin ningún problema.  Tal cosificación del término “conocimiento” espanta al incrédulo, pero al sofista sabelotodo lo deja en calma y contento. El problema surge cuando se empieza a abordar el concepto “realidad” como punto medular para la tarea de evaluar, pues la situación puede ser entendida por la mayoría de manera ontológica y para otros de manera metafísica.

Expliquemos y complementemos el artículo: Los elementos centrales de los procesos de evaluación educativa. La realidad según un diccionario filosófico, es lo inmediatamente dado, lo que existe, pero, entonces, qué parte de la existencia puede ser evaluada. Pedro Ravela menciona que la realidad si bien puede ser objeto de la evaluación, se tiene que tomar con cuidado, pues esta es in-aprehensible en forma directa por el conocimiento humano, pues el conocimiento de cualquier aspecto de la realidad es una aproximación imperfecta y provisoria de la misma.

De manera ontológica se puede ver el aspecto físico de un ente, de una situación, de un fenómeno, pero eso no significa que se conozca. Por lo tanto, el conocimiento presente en la realidad y que puede ser evaluado, sólo como posibilidad, está cubierto o velado. Entonces, el conocimiento existente en la realidad puede ser metafísico, puede escapar a la vista y a los sentidos del sujeto, como menciona Gasset “Cada cosa es un hada que reviste de miseria y vulgaridad sus tesoros interiores, y es una virgen que ha de ser enamorada para ser fecunda”, ahora bien, esta virgen o conocimiento aprendido, donde el sujeto tuvo que inmiscuirse hasta llegar a esas capas interiores.

Ahora bien, en una realidad contextuada, el sujeto adquiere un conocimiento. El sujeto lo hace en una realidad específica, como lo vive, siente que es real, que existe para él, pero lo conocerá de la misma manera otro sujeto en otro contexto de la misma manera. Esta comparación nos lleva afirmar el comentario de Ravela. En la evaluación necesitamos generar mecanismos para acceder a la realidad de manera provisoria y parcial, es decir, para evaluar el conocimiento, es cuando esa realidad y conocimiento trata de ser captada mediante un instrumento, el intento pretende captar el dominio del conocimiento, la capacidad, la actitud, aclaremos, el esfuerzo se hace de forma dogmática. Lo único que queda es hacer un recorte de la realidad y generar información mediante un instrumento para tratar de aprehender la realidad que estoy intentando evaluar.

Cerremos, la evaluación cumple una función específica, modificar la realidad, pero para eso, debemos de comprender de manera más profunda como la realidad contextuada puede ser evaluada. Entonces, esto nos llevara a los elementos que están presentes en el proceso de evaluación: evidencia empírica, referentes, juicios de valor, consecuencias y al final poder diseñar instrumentos que nos permitan acercarnos a evaluar el conocimiento y la realidad, sólo como posibilidad, he ahí la importancia de comprender la realidad en el proceso de evaluación y también, la importancia de que le den un vistazo al artículo: Los elementos centrales de los procesos de evaluación educativa, pues cada cosa aprendida, es una conceptualización de la realidad, es una virgen que ha de ser enamorada para ser fecunda y a su vez todo concepto en nuestra mente es una acción vital, esa virgen se comprende y aprende en la realidad, es ontológico.


*El autor es egresado de la Licenciatura en Historia y Maestría en Historia por la BUAP. Es miembro activo de Óclesis, víctimas del artificio. Trabajó como docente investigador en la UVP donde ha sido ponente en congresos con temas relacionados con historia, gastronomía y turismo. Ha publicado artículos y ensayos en revistas como Calmecac y Re-incidente. Actualmente es docente y Tutor Escolar a nivel Medio Superior, así como Docente a Nivel Superior en el Instituto de Educación Digital del Estado de Puebla [IEDEP] Plantel Guadalupe Victoria.