Fleabag


15 Jun
15Jun

Por: Penélope Astudillo*


Toda la vida se han contado historias, tan es así que la misma historia se ha contado mil veces. Los mismos personajes también: los héroes, los villanos, las víctimas, los valientes, etc. Hay épocas de la vida que han sido marcadas por ciertas obras o ciertos arquetipos, los cuales van de acuerdo al comportamiento social que se da en ese entonces. Estos representaban una dualidad y choque de lados, buenos contra malos, bonitos contra feos, blanco y negro.

Conforme pasaron los años, las tramas se volvieron más complejas y los protagonistas más grises. Hace unos cuantos años, estuvo de moda tener como actante principal a alguien cínico, odioso y con moral cuestionable. Un ejemplo de esto, es la protagonista en la serie “Fleabag”.

La traducción literal del título al español sería “bolsa pulgas”, lo cual, hace referencia a una expresión en Inglaterra, para describir a alguien desagradable. Es así como se retrata al personaje principal, quien es interpretada por Phoebe Waller-Bridge. Phoebe no sólo es el rostro e icono del show, también es la creadora, escritora y directora del mismo.

La premisa de esta historia sigue a una mujer contemporánea en un mundo contemporáneo, lidiando con problemáticas resultantes de su contexto, y su actitud autodestructiva. Al ser una comedia, está llena de escenas hilarantes y con las que el espectador puede relacionarse fácilmente.

También muestra  la relación que esta mujer tiene con la gente que la rodea; su hermana, su padre, los hombres a los que frecuenta, por mencionar algunos y el cómo se las ingenia para arruinar todas y cada una de ellas. La serie fue aclamada tanto en la crítica como en los eventos de premiación y el personaje central, a pesar de ser complicado quererla, se convirtió en uno muy querido por los fans y el público general.

El hecho de que hoy en día un personaje con característica tan similares a las de un villano, sea en realidad el foco de atención y que además no es el villano, dice mucho respecto al comportamiento social actual. En parte es importante ya que muestra algo que no estamos muy acostumbrados a ver en los medios: una mujer imperfecta. Pero ese es otro tema.

A decir verdad muy pocos nos atreveríamos a arriesgar la vida para salvar la de otra persona. Por lo tanto, es difícil identificarnos con el héroe que sólo hace el bien sin mirar a quien.

En cambio “fleabag” es un retrato mucho más cercano a lo que somos que otro tipo de arquetipos y por eso es más fácil vernos reflejados en ella. En alguien que lastima y se lastima adrede, que se embriaga para ahogar la tristeza que hay en ella, que resiente y actúa a partir de esos resentimientos. Que tiene todas esas cosas negativas que nadie quiere tener y sin embargo están ahí adheridas a nuestro ser.


*La autora es licenciada en comunicación, por la Benemérita Autónoma de Puebla. Ha colaborado en distintas revistas como TEIP y Revista UNUS como columnista de la sección de cine. También forma parte del consejo editorial de Óclesis. Ha trabajado en abc Radio y LO media como locutora y productora de programas radiofónicos. A su vez ha participado como organizadora y ponente en el Coloquio Nacional de Narrativas. Se especializa en la corrección de estilo y creación de contenido para distintos medios.