México: Colorista, racista y clasista


09 Apr
09Apr

Por: Jennyfer Ramos*


Las prácticas discriminatorias que separan a las personas que tienen más o menos acceso a la educación, al poder, a la riqueza, es base de nuestra sociedad desde hace 5 siglos, y se han convertido en una parte integral de lo que hoy es México. Etapas como, el régimen colonial, fundadora del racismo contemporáneo, en donde se establece, distinciones “básicas” para categorizar a los europeos, los criollos y los españoles. Y en su contraparte, a los indígenas, naturales, los miembros de los pueblos originarios.

Y muy por debajo de los anteriores, se encuentran aquellos de origen africano, los negros o también llamados chinos, con una marginación social más extrema.

Por otro lado, en el siglo 19, México pretende unificarse, hacer crecer y creer que debe existir una nueva raza, algo que distinga a los nuevos mexicanos. La categoría mestiza, al igual que la anterior, no toma en cuenta a los pueblos africanos que habitan y habitaron las tierras mexicanas. Y que decir de comunidades chinas o judías que pareciera “nunca han vivido en México”.

Actualmente el censo que estaba programado para este año, antes de la contingencia por el COVID-19, tendría dentro del formulario una sección hacia esta comunidad afrodescendiente.

Así mismo, la “etapa” más allegada a nuestros tiempos, tiene un incremento de fuerza con el auge de los medios de difusión (comúnmente llamados, medios de comunicación). La blanquitud, como símbolo de prestigio, estatus y riqueza, telega a los demás grupos que no se encuentran dentro de las particularidades de una raza blanca.

Es así, que los medios, atraparon a la población -mestiza-, al proyectar una imagen con una estética definida. Esto mediante una dinámica cruel, donde se usan patrones inalcanzables y con la promesa de una ascensión de clase, para una población mayoritariamente de piel morena.

Hoy día, se han creado grupos anónimos y no, que en si intento de visibilizar este fenómeno, ponen en tela de juicio las prácticas, que por tantos años han oprimido a los mexicanos.

Finalmente, el secreto del mestizaje es un blancamiento disfrazado, donde funcionarios, por decir uno de tantos, Benito Juarez, rechazó con el paso del tiempo sus orígenes de forma simbólica, pues al lograr tener educación, ascender al poder y hablar la lengua castellana, llegó a “ser algo más”.

La idea que pesa todavía, es que los indígenas se hagan blancos, más no, que los blancos se hicieran indígenas. Estás practicas existen, no solo en el aparador, (medios de difusión). Existen también todas las instituciones, como es la  familia, las escuelas, el gobierno y el sector público y privado.



*La autora es egresada de la Facultad de Ciencias de la Comunicación BUAP. Es co-fundadora del proyecto editorial y cultural Eloquium, miembro del consejo de diseño en Óclesis, víctimas del artificio  y colaboradora del Grupo de Investigación Narrativas para la Comunicación y Círculo de lectura Yishé.

Fue becaria en el programa de investigación "Haciendo Ciencia en la BUAP Otoño" (2017) con la temática "La recepción de la literatura feminista en Latinoamérica y México". También ha sido staff, ponente y moderadora en eventos académicos como el conversatorio ¿Qué significa ser mujer?, y el Coloquio Nacional de Narrativas.