Oveja feminista


07 May
07May

Por: Penélope Astudillo*


“A veces es difícil ser la oveja feminista de la familia” decía el dibujo de una oveja verde que circulaba en Facebook. La intención de la imagen no era otra más que divertir y ser compartida, pero lo que implica es muy serio. En serio es difícil. Aún más serlo en una familia con ideología machista y heteropatriarcal, como lo son la mayoría de las familias en México.

Es frustrante explicar a los abuelos y tíos, porqué la prima no es una fácil sólo por haber tenido dos novios en un mes (o cinco) o el preguntarles porqué no hacen el mismo juicio moral hacia el primo que ha hecho lo mismo. Siempre responden de la misma manera: negando con la cabeza y diciendo “no es lo mismo”.

Ni se diga cuando son comidas familiares y están todos alrededor de la mesa hablando sobre algún tema político que esté de "moda" en ese momento. Pedirles de favor que no utilicen el término “feminazi” e intentar que entiendan lo mal que está usar esa palabra. Después de un rato, es cansado gastar saliva en argumentos que las personas no están interesadas en escuchar.

No es únicamente con la familia con la que hay que discutir y pelear sobre los ideales de la equidad, es con el mundo entero. Ir al cine y ver en la pantalla al mismo personaje de "rubia tonta" cuyo mayor interés es comprar ropa, o que las conversaciones de los dos únicos personajes femeninos sean sobre alguno de sus novios, es una decepción. Lo peor es compartir este pensamiento con alguien más joven (porque hay que darles el beneficio de la duda, chance y el problema es que los tíos y los abuelos son muy viejos como para cambiar de opinión) y que la respuesta sea “relájate, es una película” o “no empieces con tus cosas”.

A veces en broma digo que el feminismo arruinó mi vida, porque si no hubiese leído nada al respecto, tal vez no notaría todas estas cosas por las que me tachan de intensa, loca y exagerada. La verdad es que no arruinó mi vida, sólo me quitó la venda de los ojos.

En general, es difícil ser la oveja feminista en mundo que no entiende y se niega a aceptar que la vida de las mujeres les importa aún menos que la de los hombres.


*La autora es licenciada en comunicación, por la Benemérita Autónoma de Puebla. Ha colaborado en distintas revistas como TEIP y Revista UNUS como columnista de la sección de cine. También forma parte del consejo editorial de Óclesis. Ha trabajado en abc Radio y LO media como locutora y productora de programas radiofónicos. A su vez ha participado como organizadora y ponente en el Coloquio Nacional de Narrativas. Se especializa en la corrección de estilo y creación de contenido para distintos medios.