Pensamientos y desvaríos sobre la identidad mexicana. Cap. 1. Nada más mexicano que `él Homero Simpson´


01 Apr
01Apr

Por: Gustavo Valencia*


Cap. 1. Nada más mexicano que `él Homero Simpson´.

Descontextualizado del contexto académico y alejado de las ultimas interpretaciones epistemológicas y hermenéuticas …

Comienzo con referentes conocidos, como Samuel Ramos y Octavio Paz, Vasconcelos, de los cuales nos servimos con cuchara grande, para definir la imagen caricaturesca del Mexicano, rescatando los arquetipos del pelado al pachuco, de la melancolía a la chingada… y fin.

Tenemos un legado iconográfico único y envidiable: del cine de oro, del cine de ficheras, de la televisión, cantantes, y toda una serie de héroes y semidiosas que nutren la pupila y el espíritu de un buen mexicano.

Pero todo ello se ha ido rezagando en el tiempo. El Santo, Cantinflas, el Chavo del Ocho, ya con casi  50 años  pasadísimos de moda, aunque los hagan ``refritos`` y después de eso no queda mucho sobre producción cultural mexicana, en el sentido de un producto cultural producido en nuestro país y para las masas. Mucho menos un nuevo arquetipo.

Hoy tengo más de 30 años, y desde pequeño recuerdo a la familia Simpson, Bart, Lisa, Maguie, March, Homero, y todos los entrañables personajes. Uno de mis recuerdos más felices de la infancia, son los especiales de terror de los Simpson, mientras mi abuela ponía la tradicional e imponente ofrenda.

Una vez conocí a una chica que siempre hablaba haciendo referencia a los capítulos de los Simpsons, y en aquellos tiempos, no había Streaming; puro Tv Azteca, Fox y DVD… ahora sé que sigue siendo una fan, como muchas y muchos mexicanos, super fans de los Simpsons Weee ….. lo sé por sus memes, y esta nueva tradición del meme que está entre lo gráfico y lo literario, ha sido un buen medio para continuar en contacto con la familia Simpson…

Mención especial y aparte refieren las profecías que han salido en los Simpsons: desde cosas triviales, hasta conspiraciones internacionales, que han tocado nuestra pupila en caricatura y más tarde tales evento se han materializado en la dimensión humana, en la cual Homero ya también ha estado…

Cuando la serie llegó a sus mejores años, es Homero quien toma el protagonismo; tal vez no, pero la actitud de Homero y su suerte son de lo mejor. Se supone que es la imagen del gringo promedio, pero resulta a mi vista que podría bien ser totalmente mexicano. Podría encontrarme un Homero Simpson viendo un partido del Cruz Azul vs el Puebla, un Homero comiéndose unos tacos de la esquina, un Homero echando las chelas con los cuates, siendo el wey más castroso pero chido; incluso uno mismo siendo Homero Simpson, tirado en el sillón durante horas, uno mismo ocultándose tras un muro de vegetación, desapareciendo lentamente o adoptando un puerco satánico.

Pero esta es la punta del iceberg. Toda una legión de personajes gringos han venido a anidar y llenar el vacío imaginario contemporáneo de producción iconográfica mexicana.  Y no es que no exista una producción propia, pero la masificación de las series y programas americanos son el corazón de nuestra cultura actual. 

Y la producción mexicana sigue estándares que este mercado internacional ya ha marcado. El mercado cultural ha Netflixeado nuestra cultura, como ya se venia gestando, desde los años 50 tal vez, ya en los años 80, las Flans son a Cindy Lauper…

Ya Fuentes, Monchis y otros chidos, decían que el mexicano es un cóctel, que va desde el Olmeca chicatana, al Skater de Xonaca. 3000 años de cultura, mestizaje, ultramodernidad. Y ¿qué elementos construyen nuestra identidad actual?

 A pesar de ser un rico mosaico cultural, más allá del folklore de eventos gubernamentales, y más allá de la vida real… parece que la invasión de cultura gringa nos ha dejado un vacío, una occidentalización a fuerza. No importa que seamos prietos: con tintes güeros se arregla. No importa que la güera nomas wuashawuashe dont worry échate un taco mai fren.

Chicos y grandes disfrutan de los Superhéroes, Los Avengers y todo ello también se ha adoptado como propio. Las historias de Disney, Hollywood, el manga de Tokio, los K-pop, todo nos nutre, si, pero…¿y nuestra identidad? Aquellos que crecimos en las ciudades que no somos indígenas, ni herederos de una cultura ancestral, ni continuador de una tradición familiar ¿cómo somos? ¿Tiene sentido ser mexicano? ¿Hablar de lo mexicano? ¿Somos un rompecabezas desarmado de varias piezas extrañas y extraviadas?

Estas reflexiones me conducen a preocupaciones mas inmediatas, ¿debo comer una rosquilla?  Creo que será mejor dejar correr al juguetito del mono con platillos en el cerebro, tal como el héroe arquetípico del mexicano lo haría, el gran Homero J. Simpson. Ouhh.


*El autor, nacido después de 1984, mejor conocido como No Tengo Cuerpo, haciendo poesía, ilustración y música experimental, desafiando siempre los límites y las fronteras de las estructuras cognitivas y sensoriales. Invitando a una exploración de interpretaciones, a mirar de otra manera la palabra y sus posibilidades comunicativas. 

Redes sociales:
youtube/notengocuerpo 
instagram/cuerpo.sugerente