Devenir carne


Por: Paco Echeverría


Cáustico placer

                               quema los sexos


los cubre con su ígneo párpado

                   cierra y abre al más mínimo secreto rezongo

(Complacencia líquida

                                              cadena de eterno retorno)


La fe

por

el

mediodía

                   se entrega al revivir de la carne

¿Es apostar por el oratorio de los que ya no verán otro amanecer?


Si es así,

                 el dadivoso reclinatorio es el réquiem del placer.


Todo músculo

                   Todo ligamento

Todo tejido

                    Toda pérdida de conocimiento

es  el aterdecer de dos cielos con sus bocas y cavidades

                abiertas de extremo a extremo


Punto exacto

                es acto

                     en acto

                              

con un pie sobre la floresta, y el otro sobre el germen de la ráfaga

donde transgredir la templanza es vida


Porque el fuego consume,

hostiga y borra la memoria de los vientres

                                               aclimatando su libidinoso pretexto

                 las sucesivas sofocaciones que dejamos pendientes,


y que retomamos para hacerle cirugía estética a la irradiación de los poros

               a los rincones que suben por la escalera

para liberar los milagros que empapan el triunfo del gemido

                                                                                                              el pasar del diluvio

                                                                                el paciente trillar del montón de palabras apiladas


Ascendemos cargados de espera, de hondura, de espesura

                la brisa, la risa, la prisa

                                                 por la alondra

que añade atuendo a cada denuedo de su solar vuelo

      y como bóveda inseminada

                el universo es el recinto donde colman su sed

                                             nuestro padre el devenir,

                                                              nuestra madre la historia


*El autor es licenciado en Administración de Empresas por la Universidad Cuauhtémoc y maestro en Educación Superior por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, con experiencia laboral en instituciones gubernamentales como enlace interinstitucional; se ha desempeñado como docente a nivel medio superior y superior en diversas instituciones educativas en la Ciudad de Puebla. Ha sido antologado en libros de poesía, y como ensayista con temáticas de educación, literatura y filosofía en editoriales independientes. Textos suyos se encuentran también en publicaciones periódicas impresas y electrónicas como Univerciencia, Momento, Calmécac, Revista de la Universidad del Valle de Puebla, RelievesRevista Mexicana de Vampirismo.